Potencia su autonomía

Fomentar la autonomía en tus pequeños desde edades tempranas es uno de los factores más importantes a tener en cuenta, y son varias las razones. Así, un niño autónomo:
-Será capaz de realizar tareas sin requerir ayuda continuamente, adaptándose a su entorno socio-cultural.
-Tendrá iniciativa y se convertirá en una persona proactiva.
-Su aprendizaje y capacidades sociales serán mucho más avanzados.
-Aprenderá a asumir riesgos y buscará éxitos personales con más ahínco.
-Será más seguro de sí mismo y de sus propias capacidades.

autonomia

Tipos de tareas

Ayudarles a ser más autónomos es algo que podemos llevar a cabo fácilmente en el día a día, adaptando las pautas a las tareas que pueden ir realizando con arreglo a su edad. Podemos englobar dichas tareas en las siguientes categorías generales:

Higiene y autocuidado personal: lavarse las manos y los dientes, asearse después de las deposiciones, peinarse, enjabonarse y aclararse en la ducha…
Vestido: elegir sus prendas, vestirse solo, abrocharse los botones o cremalleras, atarse los cordones, guardar la ropa en el armario…
Comida: comer solo con tenedor o cuchara, utilizar el babero o la servilleta, prepararse un tentempié sencillo…
Tareas en el hogar: ayudar en la limpieza y organización del hogar, poner y quitar la mesa, ordenar sus juguetes…
Vida en sociedad: usar correctamente los servicios comunitarios en el colegio, relacionarse con la gente conocida, pedir por favor y dar las gracias, respetar turnos, utilizar los pasos de cebra, usar el transporte público…

Adapta las tareas a su edad

Conforme los peques vayan creciendo habremos de ir adaptando estas tareas a su edad, añadiendo nuevas con arreglo a sus capacidades.
Aquí tienes una pequeña guía de las destrezas que van desarrollando:

A partir de 1 año y medio:
·Moverse sin ayuda
·Caminar solos
·Verbalizar sus deseos y necesidades
A partir de 3 años:
·Comunicar emociones
·Realizar actividades cotidianas
·Comer y vestirse solo
·Adquirir pautas de higiene
·Recoger juguetes o los platos de la mesa
A partir de 5 años:
·Realizar tareas del colegio y organizar su propio tiempo para llevarlas a cabo
·Mantener su habitación ordenada
·Ayudar en casa
·Etc.

→ Haz un listado en Listas y Prioridades con todas las tareas que tus hijos pueden realizar solos.
→ Ve sumando elementos a la lista conforme avancen sus capacidades y destrezas.

Metodología

La mejor manera de incorporar estas tareas que fomentarán la autonomía de tus peques es establecer rutinas. Si se llevan a cabo correctamente, en menos de un mes habrán adquirido estos saludables hábitos sin problemas. Puedes seguir para ello estos sencillos pasos:

Qué vamos a hacer y cómo: apoyándonos en el listado de tareas adecuadas a su edad y habilidades que hemos elaborado, prepararemos lo necesario para llevarlas a cabo.
Cómo tiene que hacerlo: mostradle primero cómo se hace, desarrollando con claridad y detalle todos los pasos. Si captáis que el niño no los ha entendido bien, pedidle que os los explique mientras los realiza y corregid entonces sus errores.
Práctica: animadlo a practicar cuantas veces sea necesario hasta que se habitúe a la tarea, ayudándole las primeras veces para poco a poco dejar que lo haga solo. Contad al principio con más tiempo del necesario, evitando las prisas y los nervios innecesarios.
Supervisión: id controlando que el niño realiza bien sus tareas, elogiándolo cuando las realiza bien y sugiriéndole maneras de mejorar cuando cometa errores.

→ Crea una Línea de Tiempo en la que establezcas una periodicidad para las tareas que quieres convertir en hábitos. Sé realista con respecto al tiempo que te puede llevar cada una de ellas, de manera que puedas cumplirla en lo máximo posible. De este modo te asegurarás de alcanzar el éxito.

Consejos

Además de esta pequeña guía para establecer estas “rutinas autónomas” en tus hijos, te ofrecemos este listado de consejos útiles para ayudarte en la tarea:

Déjale elegir: es importante darles la oportunidad de elegir por ejemplo qué ropa ponerse, qué peinado prefiere o a qué quiere dedicar su tiempo libre.
Ten paciencia: siempre va a ser más sencillo y rápido realizar las tareas por él, pero precisamente así es como nunca aprenderá. Dejar que se manche, que se equivoque y que se tome el tiempo que necesite es fundamental.
Deja que busque soluciones: evitad “darle todo hecho”. Deja que sea él el que afronte los problemas o las dudas y utilice su imaginación para buscar las respuestas.
Respeta su espacio físico y emocional: los espacios personales y su delimitación dentro del hogar son muy importantes para que nos sintamos cómodos y a gusto; del mismo modo lo es para nuestros peques.
Fomenta sus inquietudes y permítele experimentar: deja que vuele su imaginación, básica para gestar una mente creativa y resolutiva, y que experimente, y si el resultado no es satisfactorio, entonces apóyale y ayúdale a reflexionar y buscar alternativas.

Comienza ya a poner estas rutinas en marcha, ¡de seguro te serán de gran ayuda! No te olvides de comentarnos aquí en nuestro blog o a través de las redes sociales cómo te ha ido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *