Prepararse para ser padres

Uno de los retos vitales más importantes de nuestra existencia es, sin duda alguna, ser padres. También es una de las cosas en las que más tememos fallar y equivocarnos. Tenemos la sensación constante de que no vamos a saber comportarnos en la infinidad de situaciones que se nos pueden presentar, y miramos a los ejemplos cercanos con sana envidia de su seguridad en sí mismos.

Pues bien, es más que probable que esa seguridad que ahora observas, antaño fuera el mismo temor que experimentamos ahora. Es algo natural que surjan todas estas dudas cuando afrontamos la maternidad/paternidad, simplemente hay que tomárselo con calma.

prepararse

Literatura para padres

No esperes que los millones de libros versados en el tema que existen a nuestra disposición te resuelvan todas tus dudas, convirtiéndote en el superpapá o la supermamá del siglo. Lo que sí cabe pensar es que cuanto mejor informado estés sobre las necesidades de tus futuros hijos, más felices y saludables crecerán.

→ Haz una lista en Listas y Prioridades con aquellos libros sobre educación y crianza que te parezcan interesantes.
Si quieres, puedes guardar en Enlaces Secretos los siguientes enlaces con algunas propuestas:.
Libros para educar del Blog Mamás Modernas.

Libros para padres sugeridos por El Mundo.

Libros sobre crianza de Bebés y Más.

Educa tus sentimientos

Has de pensar que cuanto más estable y lozana sea tu salud mental, tanto mejor para tus hijos. Es posible que tengas que pulir alguna de tus cualidades con la finalidad de educar mejor a tus peques y servir del mejor ejemplo posible para ellos. Por ejemplo, habrás de ser más optimista, menos irracional o más comprensivo, y tendrás que desterrar para siempre de tu vida el egoísmo.

→ Para ello puedes seguir los consejos que hemos ido dando en nuestro blog para avanzar en tu desarrollo personal.

Practica la introspección

Dentro de los planteamientos que habremos de realizarnos sobre nuestras cualidades personales fundamentales para la faceta de progenitor, una de las básicas es la introspección, o más bien la rotunda necesidad de la misma. En tu pasado, y sobretodo en la relación con tus padres durante tu infancia, habrá cientos de cosas que te habrán marcado, tanto negativa como positivamente. Es importante que sepas localizarlas y, bien desterrarlas, bien sacarles partido.

→ Revisa los escritos en tu Diario Personal en busca de estos “marcadores” que acumulas, consciente o inconscientemente. En este proceso te ayudarán las preguntas relativas a la familia que encontrarás en 52 Preguntas. Después enuméralos en Listas y Prioridades, según sean elementos positivos o negativos. Proponte Objetivos y Metas para fomentar los primeros y desterrar los segundos.
→ Si no encuentras demasiada información relativa a este tema en tu Diario Personal, puedes comenzar a escribirla haciendo uso de las siguientes preguntas que te proponemos:
-¿Qué era lo que menos te agradaba de tus padres?
-¿Qué agradeces de ellos?
-¿Hay algo que no te gustaría que volviera a repetirse?
-¿Les pedirías consejos?

Un cuidado especial

Hay ciertas heridas emocionales que se sufren durante la infancia y marcan tanto tu personalidad como tu calidad de vida en el futuro. Es bueno conocerlas para hacer especial hincapié en aspectos que nos ayuden a evitar que nuestros niños las sufran. Te mostramos las más importantes y aquello que deberemos tener en cuenta para alejarlas de nuestros hijos lo máximo posible.

Miedo al abandono:
La soledad será el peor enemigo para las personas que hayan sufrido algún tipo de abandono. Además, tendrán tendencia a abandonar a sus parejas y sus proyectos tempranamente, por temor a ser ellos abandonados.

→ Podéis trabajar la normalización de la soledad y su conversión en el entorno ideal para el necesario diálogo interior. Para ello y conforme vaya creciendo, enséñale la importancia del Diario Personal como espacio de reflexión. También el contacto físico es una buena apuesta: ¡no olvides el enorme poder de un simple abrazo!

Miedo al rechazo:
El miedo al rechazo habitualmente se traduce en que el que lo padece no se sienta merecedor de afecto ni comprensión, aislándose en consecuencia en su vacío interior. Suelen ser personas huidizas.

→ Debéis intentar evitar la gestación de temores y miedos internos relativos al rechazo. Vuestro peque tiene que saber que haga lo que haga puede seguir contando con vosotros. Para ello os proponemos listar en Comparativas reacciones que observéis por vuestra parte ante comportamientos correctos o incorrectos de vuestro pequeño. Intentad que poco a poco éstas vayan asemejándose. Por ejemplo, aprended a mantener el tono de vuestra voz aún cuando le estéis diciendo que lo que ha hecho no está bien.

Humillación:
Desaprobación y críticas continuas son dos ingredientes en el entorno del niño que pueden generar muchos problemas. Decirles que son torpes, malos o pesados, o airear sus problemas ante los demás puede destruir la autoestima de nuestros pequeños. Esto genera una personalidad dependiente, o la tiranía y el egoísmo como mecanismo de defensa.

→ Un ejercicio adecuado sería hacer una lista en Listas y Prioridades con expresiones de este tipo que habéis utilizado en momentos de tensión o estrés y no deberíais utilizar. Ahora intentad convertirlas en críticas constructivas que favorezcan su desarrollo personal sin suponer un golpe para su autoestima. Además, intentad darle a vuestro niño independencia y libertad de actuación, dentro de los límites que marca la lógica. De este modo ayudaréis a que comprenda con mayor claridad sus necesidades, temores y prioridades.

Traición o miedo a confiar:
Las pequeñas traiciones que los padres podemos llevar a cabo, incluso inconscientemente, simplemente no cumpliendo nuestras promesas, por nimias que parezcan, pueden generar una desconfianza en nuestros peques que se traduzca en sentimientos negativos como la envidia o la necesidad de controlarlo todo.

→Marcaos un planing en Líneas de Tiempo con al menos 1 actividad al día pensada exclusivamente para el disfrute del pequeño, y participa activamente en ella mostrándole esa paciencia que quieres gestar en él. Además, háblale de forma habitual sobre los sentimientos y motivos positivos que guían a los demás a comportarse como lo hacen, haciéndole entender que son tan válidos y correctos como cualquiera. Esto hará que tu niño desarrolle su tolerancia.

Injusticia:

Cuando somos fríos y autoritarios generamos muchas heridas emocionales, exigiendo en demasía y generando sentimientos de ineficacia e inutilidad que no desaparecerán fácilmente en la edad adulta. Consecuentemente, crearemos personas rígidas con un cierto fanatismo por el orden y el perfeccionismo, así como con la incapacidad de tomar decisiones con seguridad.

Trabajar la creatividad de tu hijo evitará su rigidez mental. Un muy buen ejercicio es enseñarle a escribir pequeños cuentos donde puede dejar fluir su imaginación. Su Diario Personal será su mejor herramienta y ensayo. Además, debes enseñarle a confiar en los demás, por lo que cualquier actividad en equipo, tanto física como mental, le será muy útil.

Como trabajo inicial no está mal, ¿no? Podéis empezar desde ya a trabajar en estos aspectos. ¡Nosotros volvemos la semana que viene con más consejos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *