Aprende a valorarte

img1

A pesar de que ya tenemos las herramientas para mejorar nuestra automotivación emocional y, por lo tanto, conseguir nuestras metas, es necesario atajar un problema de base muy común que, de no ponerle solución, seguirá entorpeciendo todo aquello que nos propongamos: la autoestima.

Podemos definir la autoestima como el conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamiento dirigidas hacia nosotros mismos, hacia nuestra manera de ser, y hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestro carácter. En resumen: es la percepción evaluativa de nosotros mismos.
Tanto lo que pensamos, sentimos o decidimos, como nuestro modo de actuar y de relacionarnos, está influenciado por nuestro nivel de autoestima. Dado que de él dependen en gran medida nuestros futuros éxitos, debemos cuidarlo y tratar día a día de ir aumentándolo.

Queremos mostrarte lo que se conoce como la Escalera de la Autoestima, donde se marcan los pasos a seguir para la consecución de una autoestima plenamente desarrollada.

Escalera autoestima

Además de los consejos que te dimos en nuestro anterior post, y que también aumentarán tu nivel de autoestima, hemos recogido para ti una serie de prácticas que puedes realizar para asegurar tu rápido ascenso en esta “escalera personal”.

Encuentra la raíz de tu falta de autoestima

Es necesario encontrar el fondo de nuestros pensamientos negativos. Éste puede radicar, entre muchos otros posibles motivos, en una infancia complicada, en una serie de sucesos concretos, o en el carácter de las personas que te rodeaban en la época en la que se forjó el tuyo. Conocer tu pasado no significa enfocarte en él, sino darte la oportunidad de reflexionar sobre cómo todavía influye en tu vida cotidiana.

→ Puedes comenzar por escribir tus recuerdos en tu Diario Personal, o ayudarte de 52 Preguntas para encauzar el relato de tu propia vida. No olvides anotar todas las conclusiones que vayas sacando durante el proceso en Listas y Prioridades.

No te ancles en tu pasado

Todos tenemos aspectos de nuestro pasado que nos avergüenzan, y todos hemos cometido errores que desearíamos poder rectificar. Tras recapacitar sobre ellos, perdonarte a ti mismo y extraer las enseñanzas que hayan podido surgirte… ¡déjalos ir! Ya no pueden aportarte nada ni son un ejemplo de quién eres hoy en día, así que, simplemente, deshazte de ellos.

→ Antes de desterrar por completo estos malos recuerdos, no olvides anotar en Listas y Prioridades todo aquello que hayas aprendido y que pueda ayudarte en tu futuro.

Utiliza autoafirmaciones

Prueba a comenzar el día con una de las siguientes frases:
Me gusto a mí mismo y me acepto totalmente.
-No busco la aprobación de los demás.
Soy una persona de valor y tengo derecho a ser feliz.
-Experimento sentimientos positivos constantemente.
Quizás al principio no le encuentres utilidad, pero poco a poco estas autoafirmaciones positivas irán calando en tu subconsciente.

→ Atesora todas las frases de ánimo que creas que pueden ayudarte en Frases Motivadoras. Un ejercicio interesante será releer las entradas de tu Diario Personal para detectar los pensamientos negativos e ir cambiándolos por estas autoafirmaciones positivas.

Haz una lista de tus cualidades positivas y éxitos

Muchas veces nos olvidamos de todas las virtudes que tenemos, a veces porque estamos más centrados en preocuparnos por nuestros defectos. Es un muy buen ejercicio realizar un listado de tus cualidades positivas. Pensar en ellas y escribirlas te ayudará a reconocerlas y empezar a sacarles jugo.
Igualmente, las personas con baja autoestima suelen atribuir sus éxitos a factores externos y sus fracasos a causas internas. Destierra esa funesta costumbre y ¡reconócete tus propios logros!

→ Utiliza Listas y Prioridades para realizar una lista con tus cualidades positivas, y crea una Línea de Tiempo con todos tus éxitos.

Replantéate tu vida

Dedica algo de tiempo a reflexionar sobre tu vida tal como es ahora mismo. Evalúa qué te aporta lo que hay en ella: familia, amigos, trabajo, pareja, hábitos, hobbies… Esto te hará darte cuenta de cómo te afecta cada uno de estos factores, si se trata de elementos positivos o negativos para ti y, sobretodo, cómo deberían de ser para hacerte realmente feliz. Una vez obtengas este conocimiento, sólo te queda ponerte manos a la obra e ir poco a poco cambiando lo que necesites.

→ Utiliza Comparativas y Crecimientos durante el proceso de evaluación y haz un listado en Listas y Prioridades de los factores que quieras cambiar.

Deja de buscar la aprobación de los demás

Una de las características más habituales de las personas con baja autoestima es la necesidad de aprobación externa para sus comportamientos y logros. Es algo que hacemos todos constantemente, pero si en tu caso sucede muy a menudo, ¡tienes que dejar de hacerlo!
Les guste o no a los demás, tienes que ser como eres y tomar tus decisiones en base a tu propio sistema de valores. Una de las cosas que más satisfacen nuestra salud mental es ser consecuentes con nosotros mismos y mantener nuestra conciencia tranquila.

→Una herramienta estupenda para ayudarte a tomar tus decisiones es Comparativas.

Haz ejercicio físico

Buena parte de nuestros complejos son consecuencia de nuestro aspecto físico. Hacer ejercicio a diario te ayudará no sólo a mantener la línea, sino a llevar una vida saludable y a liberar endorfinas, que son las hormonas del bienestar.

→ Utilizar un Contador Gráfico para realizar el seguimiento de tu ejercicio, especialmente al principio, te ayudará a ir comprobando tus progresos y reafirmará tu autoestima.

Dado que se trata de un factor esencial en nuestra vida para ser felices y plenos, es posible que más adelante ampliemos este listado de consejos para mejorar tu autoestima. De momento nos conformamos con que vayas poniendo en práctica estos que te sugerimos. ¡Ánimo!

Guardar

Guardar

Guardar