5 hábitos para desarrollar tu inteligencia emocional

En un contexto social y tecnológico tan absorbente como en el que nos encontramos inmersos actualmente, cobra más importancia que nunca saber relacionarse con las personas de forma correcta. Vivimos en un mundo que fluye cada vez más rápido en el que tenemos a nuestro alcance multitud de herramientas para optimizar nuestro tiempo pero, paradójicamente, tenemos menos tiempo que nunca. Al igual, existen infinidad de medios para relacionarnos constantemente con los demás pero, si bien estos medios nos acercan a las personas que tenemos lejos, también nos alejan de las que tenemos cerca.

Es aquí donde radica la importancia que tiene la inteligencia emocional. Ser capaces de desarrollarla determinará en gran parte nuestro éxito en las relaciones y en la vida. De hecho, ya fue Daniel Goleman en la década de los ochenta quien, empírica y científicamente respaldado, determinó que el éxito se atribuía más a la inteligencia emocional que a la acumulación de conocimientos teóricos.

img3

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es aquella capacidad que tenemos los seres humanos para reconocer nuestras emociones y actuar conforme a ellas. Está dividida en inteligencia emocional intrapersonal e interpersonal. La primera de ellas hace referencia a las emociones que regulan cómo nos vemos y cómo nos relacionamos con nosotros mismos. La segunda, a cómo hacemos esto con los demás. Cómo les tratamos, si somos capaces de reconocer sus sentimientos y emociones, y si nos podemos comunicar con ellos de forma asertiva.

La inteligencia emocional viene determinada por factores genéticos, pero también se puede trabajar. Por ello, en este artículo vamos a ver qué 5 hábitos tenemos que desarrollar para mejorar nuestra inteligencia emocional.

1) Meditación: es la base de todo, y sirve para ser capaces de parar el ritmo de nuestros pensamientos, detectarlos, entenderlos y aceptarlos. Cuando en los países occidentales escuchamos la palabra meditación, pensamos en un monje budista sentado en la posición de loto y recitando un mantra. Pero nada más lejos de la realidad. La meditación es una rutina muy utilizada por los CEOs y ejecutivos de las mejores compañías del mundo, y cada vez gana más popularidad. No es de extrañar, ya que sus beneficios son innumerables.

Para empezar poco a poco, te recomendamos este ejercicio: siéntate en una postura cómoda (pero no demasiado) y cierra los ojos. Presta atención al ir y venir de tus pensamientos como si fueras un espectador y tus pensamientos fueran una escena de teatro. Date cuenta de que, si los observas con atención y sin juzgarlos, estos desaparecen. Sigue esta rutina diariamente, 10 minutos al día, y será más que suficiente.

2) Descubrir nuestros pensamientos: gracias al entrenamiento con la meditación, estaremos en condiciones para darnos cuenta de qué se nos está pasando por la cabeza, y podemos elegir cómo nos va a afectar este pensamiento. Cuando hayamos desarrollado la capacidad para descubrir qué estamos pensando, nos daremos cuenta cada vez más a menudo de cómo nos sentimos, y podremos actuar en consecuencia. También podremos ser más conscientes de qué nos decimos a nosotros mismos. ¿Sabías que tenemos una media de 75.000 pensamientos al día y el 90% son iguales a los del día anterior?

3) Hacer el mismo ejercicio con los demás: si el punto anterior es aplicable a la inteligencia emocional intrapersonal, indudablemente también lo es para la interpersonal. Para ello, debemos desarrollar el hábito de pararnos a pensar cómo pueden sentirse los demás con la acción que vamos a realizar. Pensar en qué palabras y qué tono vamos a utilizar para comunicar nuestro mensaje. Al principio parecerá algo muy artificial, pero con el tiempo y la práctica desarrollaremos esa capacidad de pensar en los sentimientos de los demás antes de actuar.

4) Escribir un diario sobre cómo nos sentimos: aterrizar nuestros pensamientos sobre una hoja en blanco es un buen hábito a adquirir para identificar cómo nos sentimos y cómo reaccionamos ante ello. Muchas veces ocurrirá que, tras leer lo que hemos escrito, igual nos damos cuenta de que estamos exagerando y que en realidad no estamos tan mal como creemos. Mentalpage te ofrece esta y muchas herramientas más para poner en orden tus ideas y clarificar tus pensamientos.

5) Establecernos objetivos a corto, medio y largo plazo: si no tenemos claro hacia dónde vamos, nunca sabremos si hemos llegado. Establecer objetivos es nuestra brújula. Y conseguirlos la llave para sentirnos con más confianza y autoestima. Si entrenamos con Mentalpage el establecimiento adecuado de objetivos y nos proponemos conseguirlos, nuestra inteligencia emocional intrapersonal se verá muy reforzada.

Desarrollar nuestra inteligencia emocional no es una tarea sencilla, sobre todo porque comprende muchos aspectos en ocasiones abstractos e imperceptibles. Por ello, tener claridad mental es fundamental para abordar la difícil pero siempre gratificante tarea de ser emocionalmente más inteligentes. Regístrate en Mentalpage y empieza a poner orden en tu mente.

Autor: José García de Dionisio  blogdepepe.com